Hay cosas que te cambian la vida y sin duda, vivir un cáncer, es una de ellas. Quiénes no lo hemos vivido, podemos imaginar, tratar de empatizar… Pero nos quedamos lejos, muy lejos. Aunque Marta (y en vuestro caso esa persona cercana que haya vivido un cáncer) me haya contado muchas cosas, ponerme en su piel, sentirlo como ella lo sintió y lo pasó… me resulta completamente imposible. Desde fuera, aunque cerca pero siempre con algo de distancia, vemos a esas personas que luchan contra él, que cada día se levantan y dan pasos para mejorar, para vencer… y sin que ellas lo noten, van cambiando, se van transformando… Y tu que las observas… Ves todo eso, esos virajes que dan, esa nueva persona que tras vencer la enfermedad (por suerte muchos lo logran) es otra, siempre lo es… Y es una nueva persona fortalecida, transformada y que transforma, que crea a su alrededor porque siente que lo puede todo. Ha vivido el cáncer como transformación.

 

Y por ver como esta enfermedad puede superarse y lo que resulta tras pasar por ello, hemos querido hablar, además de con Marta, con alguien que sentimos es una luchadora y ha creado algo precioso. ¡Aquí las tenéis a ambas!

 

 

Vanessa, de El crep de mi vida

Ella es mamá de mellizos y fue diagonosticada de cáncer a los 35 años, cuando sus hijos apenas tenían 4 años. Decidió crear un blog en el que ir compartiendo lo que sentía y “la aventura del cáncer” como ella dice y además creó un precioso libro infantil ilustrado en el que se explica a los niños acerca de la enfermedad.¡Esta es ella y su experiencia!

 

¿Cómo crees que eras antes y cómo sientes que eres ahora?

Siempre he sido un persona alegre y optimista. Mi persona no ha cambiado, siento que soy la misma pero mis prioridades se han ordenado, ahora soy mucho más consciente de lo que realmente importa en la vida.

 

¿Notas cambios significativos? ¿En qué sentido? Personales-comportamiento, manera de pensar, propios de personalidad, mentalidad, tu relación con los demás?

Los cambios tienen que ver con la forma de ver la vida. La enfermedad es una bofetada de realidad en toda regla, te obliga a poner los pies en el suelo, de repente todo cobra sentido, la cotidianidad pasa a tener un valor incalculable y la vida es pura magia, agradeces cada nuevo día, un atardecer, un café, el sonido del mar... todo es maravilloso. Dicen que tenemos dos vidas y que empiezas a vivir de verdad cuando sientes que pierdes la primera... no puedo estar más de acuerdo. Mi relación con los demás siempre ha sido buena pero quizá ahora soy más empática.

 

A nivel de tu vida, ¿qué cosas han cambiado?

Soy más feliz, el ahora es lo que realmente importa.

 

¿Qué ya no está en tu vida, o que no haces que antes si hacías y qué haces ahora  distinto?

Ahora pienso en mí, he aprendido a decir NO y soy más pasional con lo que hago.

 

 

 

¿Han surgido proyectos? ¿Has cambiado a nivel profesional?

Dicen que las dificultades preparan a persona comunes para destinos extraordinarios… Bien no sé qué me depara el destino pero desde que empezaron las aventuras del cáncer,  el caso es que esto ha sido un no parar. El blog, redes sociales, el cuento, acciones solidarias, charlas, ponencias, escribir artículos, entrevistas en medios... Mi vida ha dado un vuelco increíble que jamás imaginé. Nunca pensé que mis mejores iniciativas vendrían con un diagnóstico de cáncer bajo el brazo...

 

¿Algo más qué quieras decir?

Pase lo que pase, NUNCA DEJES DE BAILAR.

 

Marta, de Pinkmama, que algo conocemos... :)

¿Cómo crees que eras antes y cómo sientes que eres ahora?

Pues mirando atrás, veo que ahora me parezco más a la "Marta" que creo que soy. Que doy espacio a cosas que me gusta hacer, sobretodo a nivel profesional. Soy diseñadora textil de formación pero llevaba mucho tiempo sin ejercer. Había sido madre y me había separado;
había optado por trabajar en cuestiones donde no tuviera mucho desgaste psicológico (el diseño, si te implicas, ¡consume mucha energía!) y que me facilitaran la conciliación con mi hija. Acabé siendo secretaria pero ahora con el cáncer, he encontrado la forma de regresar a aquello, creando Pink Mama y volviendo a diseñar, algo que me ilusiona laboralmente y como persona, además de permitirme estar presente con la causa.

 

 

¿Notas cambios significativos? ¿En qué sentido?

Valoro mucho más la compañía, los mensajes, los guiños de ojos… Y me dejo ayudar, algo que antes… Me costaba mucho. También agradezco mucho, doy las gracias cada vez que me siento querida y me siento fuerte, poderosa, en el sentido humilde de la palabra.

 

¿A nivel de tu vida, ¿qué cosas han cambiado?

No muchas tampoco. Puede que sea más consciente de las cosas y viva más tranquila con la vida. No ha sido un cambio radical, ni en la alimentación, ni en las relaciones... pero sí que la óptica rosa ha obrado en mí una evolución o mejor dicho, ¡una revolución! Algo que he vivido y que ha pasado de una forma fuerte pero con calma, no ha sido un cambio radical, ha sido una adaptación, un crear una vida, con lo que funcionaba más lo que faltaba.

 

¿Qué ya no está en tu vida, o que no haces que antes si hacías y qué haces ahora  distinto?

Pensar en grande. Aunque sea "pequeña" (poco conocida), tus acciones o pensamientos pueden ser gigantes. No tengo freno, ni el dinero ni el qué dirán me paralizan. Tenemos la suerte de poder luchar, ser, actuar… hacer las cosas como nos nacen y siendo únicos… ¡No puede ser malo vivir pensando por él! Eso sí, siempre paso a paso e intentando que sea real.

 

 

¿Han surgido proyectos? ¿Has cambiado a nivel profesional?

¡Pues si! Las piezas han encajado y ha nacido Pinkmama, ¡por eso estoy aquí respondiendo a estas preguntas! Algo que une el diseño que había dejado aparcado con este ayudar en la causa del cáncer, no vender.  Y también estar presente en esto. Cuando pasas por un cáncer, para mi es como un tatuaje, siempre me va a acompañar, me va a motivar y sobretodo me va a dar fuerzas para intentar acompañar a las mujeres que ahora están allí. Ayudarlas a que se sientan más guapas y poderosas. No es una frivolidad, es una necesidad, puedo asegurarlo…

 

¿Algo más qué quieras decir?

Que Pinkmama está acompañado de personas que sienten lo mismo que yo. Somos todas #ayudantes con la intención de acompañar a las mujeres que están sufriendo un cáncer de mama. Personas que han pasado por lo mismo o han visto desde cerca lo que hace un cáncer de mama es y significa.

 

 

Ambas, Vanessa y Marta, son mujeres con superpoderes, con el auténtico espíritu de mujeres luchadoras que siguen hacia adelante, que no se detienen y que además se reinventan creando grandes proyectos. Son ejemplos verdaderos de como un cáncer puede suponer una verdadera transformación.